domingo, 29 de enero de 2012

JOYAS LITERARIAS

A mí me ha gustado siempre la lectura, pero cuando en realidad se inició mi proceso devorador de libros fue sobre los quince años, con asiduas visitas a la Casa de la Cultura de Talavera de la Reina. Posteriormente esas visitas pasaron por otras bibliotecas, llegando en los últimos años a la Biblioteca Regional del Alcázar de Toledo y ya en fechas recientes, derivada a la lectura de libros digitales.

A continuación voy relacionar los libros que más me han impresionado, adjuntando un breve comentario sobre el argumento y las impresiones que me causó su lectura, en un orden que no pretende ser indicativo de la calidad de la obra (lo que a veces es de difícil de cuantificar), sino más bien refleja el proceso en el que me acuden a la memoria.


Monumento en El Toboso, en el que aparece Don Quijote postrado ante la sin par Dulcinea.
EL INGENIOSO HIDALGO DON QUIJOTE DE LA MANCHA, de Miguel de Cervantes.
Obra cumbre de la Literatura Universal que narra las andanzas de Alonso Quijano con su fiel escudero Sancho Panza. Esta obra considero que es de lectura obligada para todos los mortales y se dice que cuando se lee en la juventud causa risa, en la madurez mueve a la reflexión y en la vejez produce ganas de llorar; pero en cualquier etapa deja una profunda huella en el lector.

SINUHÉ, EL EGIPCIO, de Mika Waltari.
La obra fue publicada en 1945, siendo considerada por algunos la mejor novela del siglo XX. La trama se desarrolla en el antiguo Egipto, durante el reinado del faraón Akenatón y narra la vida de Sinuhé, médico real, y los viajes que realizó por Babilonia, Creta y otras regiones vecinas.

LA REGENTA, de Leopoldo Alas “Clarín”.
Esta novela está considerada la mejor novela del siglo XIX y refleja de manera magistral la sórdida vida en la ciudad de Vetusta (en realidad Oviedo). Ana Ozores, la protagonista, se refugia en su confesor, Fermín de Pas, que la decepciona cuando intenta aprovecharse de ella, cayendo entonces en los brazos de Álvaro Mesía, con el que vivirá una mediocre relación amorosa.


OLVIDADO REY GUDÚ, de Ana María Matute.
En palabras de la autora, es el cuento de hadas que siempre quiso leer y que no estaba escrito; y narra la historia, a lo largo de varias generaciones del imaginario Reino de Olar, y las miserias y miedos de sus gobernantes.


UNA VISIÓN DESDE LA CUMBRE, de Sir Edmond Hillary.
El autor, junto con Tenzing Norgay, coronó por primera vez en la historia la cima del Chomolungma (Madre Diosa de las Montañas), la montaña más alta de la Tierra. La narración gana en intensidad a medida que describe las penalidades por las que tuvieron que pasar para lograr la gesta, entre ellas soportar una tormenta en una minúscula tienda de campaña, teniendo que recurrir a frotarse los pies mutuamente para evitar la congelación.


LOS PILARES DE LA TIERRA, de Ken Follet.
El autor se hizo famoso escribiendo novelas de espionaje, y se propuso hacer una novela en la que expresar la grandeza del espíritu creador de los hombres. Curiosamente esta novela, que no pretendía ser comercial, tuvo más ventas de las anteriores obras sobre espionaje. La novela se centra en la construcción de una catedral en la Inglaterra medieval, siendo su protagonista principal el maestro cantero que dirigía la obra.


CIEN AÑOS DE SOLEDAD, de Gabriel García Márquez.
Esta obra es la más conocida del autor y por la que recibió el Premio Nobel de Literatura. Enmarcada dentro del llamado realismo mágico, narra la vida en el pueblo de Macondo.


EL PERFUME, de Patrick Süskind.
Esta novela fue un rotundo éxito de ventas a finales de la década de los 80, siendo traducida a más de cuarenta idiomas. La obra narra, con un lenguaje magistral, la vida y miserias de Jean Baptiste Grenouille, un ser despreciado por todos que tenía como característica singular carecer de olor corporal y una capacidad innata para captar el aroma de todos los objetos. Este ser se obsesiona con conseguir el perfume perfecto, con el que llegar a dominar a las masas, para lo cual llega a cometer varios asesinatos.


EL CONDE DE MONTECRISTO, de Alejandro Dumas.
Parece ser que la obra fue escrita por Dumas en unión de Auguste Maquet, pero el primero pagó una importante suma de dinero para atribuirse la autoría en solitario. Narra la historia de Edmond Dantés, encerrado injustamente en la prisión de If. Allí conoce al Abate Faria, que le desvela la existencia de un tesoro escondido en la isla de Montecristo. Tras conseguir fugarse encuentra el tesoro y planea ayudar a las personas que se portaron bien con él y su padre, y una terrible venganza sobre aquellos que le llevaron al cautiverio.


EL COSMOS, de Carl Sagan.
Libro de divulgación científica basado en la famosa serie televisiva, que hace un recorrido por los aspectos más fascinantes de la astronomía. La obra consta de trece capítulos, en los cuales se explica, en un lenguaje claro y multitud de fotografías, el origen y evolución del Universo, así como la exploración del Sistema Solar.


LOS PANZERS DE LA MUERTE, de Sven Hassel.
El autor formo parte de un batallón disciplinario alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Esta novela autobiográfica es la segunda de una serie de catorce en las  cuales narra con crudeza y ácido humor los avatares de una  guerra en la que muchas veces se confunde quién son los buenos y quién los malos.


RIMAS Y LEYENDAS, de Gustavo Adolfo Béquer.
Todos  nosotros hemos recitado alguna vez una de las famosas rimas del poeta sevillano, máximo exponente del romanticismo español. Pero también hay que destacar algunas de sus leyendas, como “El Cristo de la Calavera”, “El Beso” o “El Rayo de Luna”.


PLATERO Y YO, de Juan Ramón Jiménez.
Narración lírica escrita con una sensibilidad extrema, en la que el personaje principal es Platero, un burro pequeño, peludo y suave.


EL CAMINO, de Miguel Delibes.
Esta fue la primera novela que leí en mi vida y tiene en gran parte la culpa de que me aficionara a la lectura. Narra las aventuras de unos niños (Daniel el Mochuelo, Germán el Tiñoso y Roque el Moñigo) en un ambiente rural de la posguerra española.


EL LOBO-HOMBRE, de Boris Vian.
Novela totalmente disparatada, muy en la línea del autor, protagonizada por Denis, un pobre lobo que es mordido por un hombre y en las noches de Luna llena se transforma en humano, realizando con esta nueva forma una visita a la ciudad de Paris.


MADAME CURIE, de Ève Curie.
Biografía de la famosa científica escrita por su hija. En ella podemos disfrutar con detalle de todo el proceso por el que Marie, acompañada de su marido Pierre, partiendo de ocho toneladas de pegblenda, llegaron a aislar el radio, un nuevo elemento químico un millón de veces más radiactivo que el uranio.


LA CIUDAD Y LOS PERROS, de Mario Vargas Llosa.
Fue la primera novela de su autor, en la que narra, con una gran riqueza expresiva, la vida en un colegio militar, en el que algunos alumnos, a través de una severa disciplina militar, en la que a veces se les humilla, consiguen la fortaleza necesaria para asumir los retos de la vida.


LOS HIJOS DE SÁNCHEZ, de Óscar Lewis.
La obra es un estudio sociológico del entorno en el que se desenvuelve una familia humilde mejicana.


EL LAZARILLO DE TORMES, de autor anónimo.
Se trata de la novela picaresca más famosa de la Literatura española. En ella el joven lazarillo va sirviendo a sucesivos amos (un ciego, un clérigo, un hidalgo arruinado, etc.), para sobrevivir en la deprimida España del siglo XVI.


ROMEO Y JULIETA, de William Shakespeare.
Se trata de la obra maestra del autor inglés. En esta obra teatral se narra la historia amorosa de Romeo y Julieta, y la oposición de sus familias, los Montesco y los Capuleto a la relación, y que termina, como no podía ser de otra forma, con un trágico final.


REBELIÓN EN LA GRANJA, de George Orwell.
Una mordaz crítica a las dictaduras políticas, realizada a través de los animales de una granja personificados, que se rebelan contra el poder del cerdo Napoleón.


PEDRO PÁRAMO Y EL LLANO EN LLAMAS, de Juan Rulfo.
Pedro Páramo es la obra maestra del autor. La novela se inicia con el relato en primera persona de Juan Preciado, quien le prometió a su madre en su lecho de muerte que regresaría a Comala para reclamarle a su padre, Pedro Páramo, lo que les pertenece. Su narración está fragmentada y se ve mezclada con diálogos de su difunta madre, Dolores Preciado. También se ve interrumpida y reemplazada por una línea narrativa en primera persona que aparentemente es de Pedro Páramo. Al ser una novela breve, viene acompañada de varios relatos cortos, algunos de ellos de gran calidad.


LA BIBLIA, de varios evangelistas.
Es el libro sagrado de los cristianos. Está dividido en Antiguo Testamento, que narra el éxodo de los israelitas desde Egipto y sus primeros tiempos en Israel, y Nuevo Testamento, en el que aparece la figura de Jesús de Nazaret.


EL CORÁN, de Mahoma.
El libro sagrado de los musulmanes, para los cuales contiene la palabra de Dios, revelada a Mahoma. Está compuesto por 114 azoras (capítulos), compuestas a su vez por un total de 6.236 aleyas (versos).


LA CATEDRAL DEL MAR, de Ildefonso Falcones.
Obra que gira en torno a la construcción de la Catedral de Santa María del Mar en Barcelona, llevada a cabo por aportaciones de las clases más humildes, en la que el trabajo más duro realizaron los “bastaixos”, o cargadores del puerto. Esta obra, aunque sin llegar a la categoría de plagio, a mi juicio se parece sospechosamente a Los Pilares de la Tierra.


DERECHO PRIVADO ROMANO, de Manuel Jesús García Garrido.
Esta magnífica obra la estudié en primero de Derecho, pero es destacable por lo fluido e interesante de su contenido, que puede cautivar a cualquier lector, aunque no tenga, ni pretenda adquirir, conocimientos de Derecho. Realmente, más que un libro técnico, es un paso por la historia de Roma desde la visión de sus acciones e instituciones jurídicas, con abundantes casos prácticos.


KAMASUTRA Y ANANGA RANGA, de autores anónimos.
Estos dos libros tratan el arte del amor de una forma práctica, sin voluptuosidad alguna. Asimismo aportan una gran variedad de posturas que permiten disfrutar más del acto sexual.


EL ORIGEN DE LAS ESPECIES, de Charles Darwin.
El padre de la llamada teoría de la evolución, elaborada tras sus viajes a bordo del buque Beagle, con el que llegó a rincones recónditos del mundo, encontrando especies únicas, que le permitieron formular su teoría.


LA FAMILIA DE PASCUAL DUARTE, de Camilo José Cela.
A mi juicio, la mejor obra de este insigne hijo de Padrón. Fue editada en plena posguerra y narra de forma totalmente descarnada, los asesinatos cometidos por Pascual Duarte; que recurre a la violencia como único recurso para solucionar los problemas.


MALLEUS MALEFICARUM (Martillo de Brujas), de Heinrich Krame y Jacob Sprenger.
Este es el tratado más importante en el contexto de la persecución de la brujería en Europa. En él sus autores, inquisidores dominicos, nos enseñan como hacer confesar todos los crímenes a los culpables, incluso algunos que no habían cometido.


TODOS LOS NOMBRES, de José Saramago.
Relata la historia de un funcionario que trabaja en el Registro Civil y que un día encuentra en sus archivos, filtrado por error, el expediente de una mujer desconocida para él, quedando  profundamente enamorado y se convierte en una obsesión desesperada el encontrarla.


CUERDA DE PRESOS, de Tomás Salvador.
Novela premiada con el Premio Nacional de Literatura en 1954. Narra el traslado de un peligroso delincuente, “el Sacamantecas” por dos Guardias Civiles, uno veterano y otro recién salido de la academia, en unos tiempos en los que la fuga del preso supondría una dura condena penal para los encargados de su custodia.


EL SANADOR DE CABALLOS, de Gonzalo Giner.
Esta obra narra las andanzas de Diego de Malagón, un albéitar (sanador de caballos). La acción comienza tras la batalla de Alarcos y continúa por distintos enclaves históricos, como  Toledo o Albarracín; finalizando en la decisiva batalla de Las Navas de Tolosa.


EN LAS ORILLAS DEL SAR, de Rosalía de Castro.
Se trata de su último libro de poemas, escrito en lengua castellana, en el que aparece una desolada visión del mundo.


TE DARÉ LA TIERRA, de Chufo Llorens.
Ambientada en  la Barcelona del siglo XI, la novela tiene dos focos: la vida de un joven campesino que prospera en la ciudad y la relación adúltera del Conde de Barcelona con Almodis de la Marca, Condesa de Tolosa.


CONSOLACIÓN A HELVIA, de Lucio Anneo Séneca.
Este diálogo lo escribió desde el exilio en Córcega y está dedicado a su madre, Helvia Albina, nacida en Itálica, aunque después se trasladó a vivir a Córdoba. Este diálogo es el más personal y sensible de todos, y con unas palabras dulces intenta consolar a su progenitora por el pesar que le produce el destierro de su hijo.


ARCHIPIÉLAGO GULAG, de Aleksandr Isáyevich Solzhenitsyn.
Obra que está basada en las experiencias del propio autor y entrevistas realizadas a 227 supervivientes de los campos de trabajo en Siberia. La publicación fue prohibida y el autor acusado de traición, siendo privado de ciudadanía soviética.


EL EXTRANJERO, de Albert Camus.
Obra cumbre del existencialismo, en la que el protagonista es indiferente a la realidad, por resultarle absurda, sintiéndose extranjero dentro de lo que debiera ser su entorno.


A SANGRE FRIA, de Truman Capote.
Esta novela narra el brutal asesinato de cuatro miembros de una familia en 1959; llegando Capote a entrevistarse con familiares de las víctimas, policía y los propios autores del delito, que finalmente fueron ajusticiados en 1967.


HISTORIA DE LA GENTE, de Antonio Mingote.
En este divertido libro, el genial humorista narra la historia de la Humanidad, desde el Paraiso hasta nuestros días.


EL VIEJO Y EL MAR, de Ernest Hemingway.
La obra más famosa del autor. En ella un viejo pescador, tras 84 días sin pescar nada, consigue atrapar en medio de una lucha feroz, un pez más grande que su propia barca.. En el camino de regreso, los tiburones deboran toda la carne del pez, pero aún así el viejo se siente satisfecho de su hazaña y recobra el prestigio entre los miembros de su comunidad.


LA METAMORFOSIS, Franz Kafka.
Esta genial obra narra la historia de Gregorio Samsa, un comerciante de telas que vive con su familia a la que él mantiene con su sueldo; y que un día amanece convertido en una criatura no identificada claramente en ningún momento (una especie de insecto), sufriendo desde entonces la incomprensión de toda su familia.


EL CAPITÁN ALATRISTE, de Arturo Pérez Reverte.
Primera de una serie de siete novelas que narran las aventuras de Diego Alatriste y Tenorio, soldado veterano de los tercios de Flandes; que sobrevive en Madrid alquilando sus servicios como espadachín a quién lo necesite.


EL FULGOR Y LA SANGRE, de Ignacio Aldecoa.
En una casa cuartel perdida en la serranía castellana, las esposas de los guardias civiles reciben la noticia de que uno de ellos a muerto. La novela refleja la angustia de esas mujeres durante las ocho o nueve horas que tarda en confirmar la identidad del fallecido.


CANTAR DEL MI CID, de autor anónimo.
Se trata del primer documento conservado de la poesía épica española que ha llegado hasta nuestros días por una copia única, realizada en 1307 por Pedro Abad. La obra relata la historia del famoso caballero castellano, con versos irregulares, sentencias, refranes y dichos agudos, todo ello con una gran sencillez en el estilo.


EL LIBRO DEL BUEN AMOR, de Juan Ruiz, Arcipreste de Hita.
Es la obra más sorprendente de la literatura medieval española, en la que el autor en una ficticia autobiografía amorosa relata una época tolerante y plural, revelando el conflicto entre las culturas cristiana, judía y musulmana.


CASTILLA, de Azorín.
Se podría decir que esta obra nos transmite la resignación y el dolorido sentir de los españoles, la sumisión a la fuerza de los hechos y la idea abrumadora de la muerte. Se compone de 14 artículos o "cuadros" -como los llama el autor- que tienen entre ellos coherencia respecto a su temática: tratan de captar el espíritu de Castilla a través del vivir diario, no de los grandes acontecimientos.


EL BOSQUE ANIMADO, de Wenceslao Fernández Flórez.
Este es el libro de la fraga de Cecebre. Allí  existe un fantástico mundo del bosque animado en el que se conoce a gente que se ha transportado a ese sitio por una fuerza mágica. Sus pequeñas historias componen un tejido al mismo tiempo humano y vegetal, se cruzan, se entrelazan, y es difícil llegar hasta sus raíces, saber cuándo empiezan y dónde terminarán.


HUMILLADOS Y OFENDIDOS, de Fedor Dostoyevski.              
En la obra fue publicada en 1861, el mismo año en el que se produjo la emancipación de los siervos. En la novela se refleja la trágica situación de personajes que han sido vejados debido a su situación económica o social que, sin embargo, resisten la hipocresía y la poca humanidad de sus ofensores sostenidos por su genuina bondad.


LOS VERDES CAMPOS DEL EDÉN, de Antonio Gala.
Esta obra teatral obtuvo el premio Nacional de Teatro y supuso la consagración del autor como comediógrafo. La trama se centra en Juan, que llega a una pequeña ciudad buscando el panteón de su abuelo, convirtiendo dicho edificio en su morada, con la aquiescencia del guarda del cementerio.


MADAME BOVARY, de Gustave Flaubert.
La protagonista, Emma, esta casada con Charles Bovary, un hombre incapaz de comprenderla y satisfacerla, por lo que la mujer buscará la realización de sus sueños con otros amores, pero ninguno logrará calmar sus románticas inquietudes.


EL RAYO QUE NO CESA, de Miguel Hernández.
En esta maravillosa y conmovedora obra, el autor descubre que amor y muerte son cara y cruz de la misma moneda.


EL REVÉS DE LA TRAMA, de Graham Greene.
La acción se desarrolla en una colonia británica en África Occidental, dónde Scobie, un oficial de policía, conoce a una joven viuda, con la que inicia una aventura amorosa que acabará transformando su existencia.


EL PRÍNCIPE, de Nicolás Maquiavelo.
Esta obra se puede definir como manual para enseñar a gobernar, que constituye el origen del pensamiento político moderno.


LOS MISERABLES, de Victor Hugo.
La novela comienza cuando Juan Valjean es condenado a prisión por un pequeño hurto, logrando huir, convertido en un ser embrutecido y marginado por la sociedad; pero la aparición de un buen hombre le hará comprender que puede elegir entre el bien y el mal. Desde ese momento sus actos serán desinteresados y estarán encaminados a ayudar a los demás.


POESIAS COMPLETAS, de Antonio Machado.
La poesía de Machado se aleja de la concepción modernista de que ésta es meramente forma y la suma de las artes. No importa tanto la forma, la musicalidad, la buena rima, si no se cuenta nada íntimo y personal. El verbo es lo más importante, porque expresa el tiempo, la temporalidad que él considera esencial.


EL MEJOR ALCALDE, EL REY, de Lope de Vega.
Esta obra teatral recoge las preocupaciones ideológicas del autor, plasmadas en un conmovedor caso de amor y honra para dejar claro el papel de la monarquía como garantía y defensa del orden social.


ARTÍCULOS DE COSTUMBRES, de Mariano José de Larra.
En estos textos, Larra analiza el alma española y contrasta la realidad cotidiana de su pueblo con los valores de la cultura moderna y los ideales de la tradición. Entre estos artículos se encuentra el famosísimo “Vuelva usted mañana” en el que se hace una crítica feroz a la pereza de los españoles.


LA SOMBRA DEL VIENTO, de Carlos Ruiz Zafón.
Esta novela mezcla intriga, suspense, historia y amor; habiéndose convertido en best-seller mundial, con más de diez millones de ejemplares vendidos en 36 idiomas diferentes. Como consecuencia de este éxito, el autor ha sacado otras tres obras interconectadas y ambientadas en una Barcelona misteriosa y gótica.


LA BUSCA, de Pio Baroja.
El tema de la obra es cómo un entorno viciado empuja al individuo al que envuelve hacia el deterioro moral. S divide en tres partes: en la primera se presenta a Manuel y su situación familiar; en la segunda se describe su vida en la fonda, y en la tercera Manuel se siente en el más puro abandono y se precipita rápidamente hacia la miseria.


NANA, de Emile Zola.
La protagonista de la novela, Nana , es una actriz de variedades que logra suscitar el interés de todo hombre, haciéndole caer en sus redes y en sus encantos. Esta mujer usa su belleza para conseguir lo que desea del sexo masculino, al que luego abandona a su suerte.


LA CELESTINA, de Fernando de Rojas.
La obra fue titulada “La Tragicomedia de Calisto y Melibea” y narra los amores de estos dos jóvenes y las malas artes que emplea la alcahueta “Celestina” para que se enamoren.


MARCELINO PAN Y VINO, de José María Sánchez-Silva.
Es la obra maestra del autor, llevada al cine con gran éxito. Narra de una forma dulce la historia de un niño que conversa con un cristo crucificado.


HISTORIA DE LA VIDA DEL BUSCÓN, de Francisco de Quevedo.
La obra busca, ante todo, lograr un intenso efecto de comicidad. Aparecen muchas malas acciones que quedan sin castigo. No hay digresiones moralizadoras, salvo la moraleja final: «nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar y no de vida y costumbres».


DON JUAN TENORIO, de José Zorrilla.
Se trata de un drama religioso-fantástico, tal como lo definió su autor, en el que se narran las peripecias de un joven caballero entregado a una vida desenfrenada de apuestas, amoríos y duelos.


LUCES DE BOHEMIA, de Ramón del Valle-Inclán.
La obra tiene por tema la crítica de una sociedad en la que no hay lugar para el genio ni el trabajador. Sólo puede prosperar la canalla y la infamia. Valle pone de manifiesto la decadencia de España y los españoles, que vistos desde fuera son un esperpento.


LA REBELIÓN DE LAS MASAS, de José Ortega y Gasset.
La obra gira en torno a qué es la masa y por qué se considera que estamos presenciando su particular revolución. El hombre integrante de la masa se cree que con lo que sabe ya tiene más que suficiente y no tiene la más mínima curiosidad por saber más.


UNA PARTIDA DE AJEDREZ, de Stefan Zweig.
La acción transcurre en un barco, rumbo a Buenos Aires, en él viaja el campeón de ajedrez al que un acaudalado hombre de negocios, reta a una partida. Durante el juego, otro pasajero, el doctor B comienza a sugerir movimientos. Este pasajero huye de los nazis, que lo han mantenido encerrado en una casa durante meses, aislado, sin poder hablar con nadie aparte de sus vigilantes. Durante su cautiverio ocupo su mente repasando jugadas una y otra vez hasta alcanzar estados febriles.


DON CAMILO, de Giovani Guareschi.
El libro relata las aventuras de un cura pueblo y del alcalde comunista en la posguerra italiana. Ambos personajes representan posturas políticas enfrentadas y luchan entre sí denodadamente pero al verse ante conflictos más universales tienden a unir fuerzas a regañadientes y a descubrir su mutua buena voluntad.


LA INTERPRETACIÓN DE LOS SUEÑOS, de Sigmud Freud.
En esta obra el famoso psiquiatra austrico profundizó en el contenido de los sueños, que normalmente presentan una deformación del contenido evidente para proteger los deseos incosncientes. Por este mecanismo el contenido latente del sueño, que no es sino la satisfacción de un deseo primario, en un contenido manifiesto que sea aceptable para la conciencia moral.


LA ROMANA, de  Alberto Moravia.
En la novela se narra la historia de Adriana, una muchacha sencilla y pobre, muy hermosa, que trabaja posando desnuda como modelo y acepta regalos de los hombres, sin saber muy bien cuándo abandonó su sueño de tener un hogar e hijos para convertirse en prostituta.


EL CLAN DEL OSO CAVERNARIO, de Jean M. Auel.
Esta novela es la primera de la saga "Los Hijos de la Tierra", que ya va por la sexta entrega, pero curiosamente no la leí hasta hace poco tiempo; cuando me la recomendó mi Ayla particular como una obra maravillosa, y ciertamente lo es, ya que superó todas mis expectativas. Trata de la vida de una niña Cromangnon, que es acogida por un grupo de Neandertal, explicando con detalle todos los aspectos de la vida y muerte en el seno de dicha especie extinta.


EL GUARDIAN ENTRE EL CENTENO, de J. D. Salinger.
Esta polémica obra está considerada por algunos como una de las mejores novelas del siglo XX. Narra la historia de un adolescente rebelde e inmaduro; y se dice que es la obra que mejor ha sabido captar todas las contradicciones de la adolescencia.


EL CÓDIGO DA VINCI, de Dan Brown.
Esta novela se ha convertido en un best seller mundial, con más de 80 millones de ejemplares vendidos y traducido a 44 idiomas. Trata de una supuesta conspiración que gira en torno al Santo Grial y el papel de María Magdalena en la vida de Jesucristo.


DE LA TIERRA A LA LUNA, de Julio Verne.
Esta es una de las obras más famosoas del genial autor francés. En ella se narra la preparación de un viaje hasta la Luna; para lo cual se usará un gigantesco cañón para disparar el proyectil que a modo de cápsula espacial, llevará a los primeros humanos a nuestro satélite.


MANOLITO GAFOTAS, de Elvira Lindo.
Tierna obra centrada en la vida de un niño en el seno de una familia de clase media que reside en un barrio obrero de Madrid (Carabanchel Alto).


MOBY DICK, de Herman Melville.
Esta novela narra la obsesión del Capitán Ahab por matar a una gigantesca ballena blanca, llamada Moby Dick. Asimismo, la obra realiza una pormenorizada descripción de todo el proceso de caza de ballenas en el siglo XIX.


JUEGO DE TRONOS, de George R. R. Martin.
Novela fantástica ambientada en la época medieval, que resultó la primera de la serie "Canción de hielo y fuego", de gran popularidad, aunque en mi modesta opinión esta totalmente sobrevalorada y muy alejada de otras obras con auténtica calidad literaria.


EN BUSCA DEL UNICORNIO, de Juan Eslava Galán.
Magínifica novela que narra las aventuras y desventuras de la búsqueda de un unicornio en África por parte de una expedición castellana, misión ordenada por Enrique IV de Castilla. Esta obra obtuvo el Premio Planeta en 1987.


EL ARTE DE LA FELICIDAD, de Dalai Lama y Howard C. Cutler.
Pensamientos del Dalai Lama en relación con la búsqueda de la felicidad, recogidos por el psiquiatra Howard C. Cutler en sus múltiples conversaciones con el líder tibetano.


EL LIBRERO DE LA ATLÁNTIDA, de Manuel Pimentel.
Apasionante novela que narra el trágico fin de la Atlántida y la ubica en el sur de la península Ibérica, donde aparecen sus ruinas 11 000 años después de la destrucción de la ciudad por una ola gigante.


NOS VEMOS ALLÁ ARRIBA, de Pierre Lemaitre.
La obra narra las penurias de dos soldados franceses que sobreviven a la Primera Guerra Mundial y su particular forma de vengarse de la sociedad que les trata injustamente.


HOMBRES DESNUDOS, de Alicia Giménez Bartlett.
La novela obtuvo el Premio Planeta en 2015 y narra de forma magistral la historia de una mujer abandonada por su marido y un hombre despedido de su trabajo que acaban encontrándose.






miércoles, 18 de enero de 2012

CURIOSIDADES JURÍDICAS




EL DIFÍCIL EQUILIBRIO ENTRE JUSTICIA Y DERECHO

Posiblemente, el mejor concepto de la Justicia lo encontramos en el jurista romano Ulpiano, que inspirado por la filosofía griega pitagórica y estoica, definió la Justicia como la constante y perpetua voluntad de darle a cada quien lo que le corresponde.

Por otra parte, el Derecho  se define como el conjunto de normas que rigen el actuar del hombre en la sociedad; debiendo estar inspirado este orden normativo en los postulados de Justicia.

Esta relación entre Derecho y Justicia no siempre es pacífica; más bien casi nunca, por la tendencia de los gobernantes a excederse en el control de las conductas de sus súbditos. En este punto debemos recordar una locución latina que dice “Summum Ius, summa inuria”, es decir, el exceso de Derecho provoca injusticia.




OJO POR OJO, DIENTE POR DIENTE

El Código de Hammurabi, creado en el año 1760 a. C., es uno de los conjuntos de leyes más antiguos que se han encontrado, además de sorprender por la evidente correlación existente entre las conductas desplegadas y los castigos a imponer, que supera a otros muchos códigos posteriores.

En este texto las figuras jurídicas de la prevención general (disuadir al individuo de cometer el acto ilícito) y la prevención especial (impedir que el que haya cometido un acto ilícito lo vuelva a hacer en el futuro) están muy fortalecidas, con unos efectos disuasorios y purgantes máximos.

Como ejemplo de ello tenemos una clara norma contra la denuncia falsa: si un hombre acusa a otro hombre y le imputa un asesinato pero no puede probarlo, su acusador será ejecutado.

También ataja en gran medida la posibilidad de negligencias médicas cometidas por el mismo profesional ya que si un médico hace incisión profunda en un hombre con bisturí de bronce y le provoca la muerte, o si le abre la sien a un hombre con bisturí de bronce y deja tuerto al hombre, que le corten la mano.

Otro tanto podemos decir de las obras defectuosas que se derrumban y causan la muerte a sus moradores, porque si un albañil hace una casa a un hombre y no consolida bien su obra y la casa que acaba de hacer se derrumba y mata al dueño de la casa, ese albañil será ejecutado, si muere un hijo del dueño de la casa, que ejecuten a un hijo de ese albañil.

Pero también aparecen normas que exculpan a los supuestos responsables del cuidado de animales o bienes, como por ejemplo, cuando concurre fuerza mayor: si un hombre alquila un buey o un asno y, en descampado, lo mata un león, (el riesgo) será sólo de su dueño.

Y para finalizar, no podemos olvidarnos de las dos normas que han hecho famoso a este Código y que contribuían sobremanera a preocuparse por la integridad física del prójimo: si un hombre deja tuerto a otro, lo dejarán tuerto;  y si un hombre le arranca un diente a otro hombre de igual rango, que le arranquen un diente.




MARCO AURELIO APLICÓ EL FAVOR LIBERTATIS EN UN FAMOSO PLEITO SUCESORIO

El emperador romano Marco Aurelio no sólo es célebre por aparecer en la película Gladiator y ser autor del Edicto recogido en la Tábula Gladiatoria aparecida en las ruínas de Itálica; sino que, entre otras actuaciones, su fama a través de los siglos también nos llega por la resolución que adoptó ante el caso de un testador llamado Valerio Nepote, que había tachado en su testamento los nombres de los herederos, porque cambió de parecer; y a consecuencia de ello el fisco reclamaba como caducos los bienes de la herencia y se dudó mucho si valdrían los legados, en especial aquellos que se habían hecho a cargo de los herederos cuya institución se había tachado.

Tábula Gladiatoria aparecida en Itálica.
La mayoría de los juristas que intervinieron en el pleito estimaba que el testador había inutilizado todo el texto del testamento; otros estimaban que se extinguía de pleno derecho lo que había tachado, pero que lo demás  debía valer.

 El emperador Marco Aurelio mandó retirarse a todos para deliberar y después los volvió a llamar y les dijo: “la presente  causa parece que admite una interpretación más benigna, de suerte que podamos pensar que Nepote sólo quiso invalidar lo que tachó”. Pero aunque el testador había tachado el nombre de un esclavo que había dispuesto que fuese libre; Marco Aurelio dispuso que lo fuese, para favorecer la libertad.




EL JUICIO DE DIOS

La ordalía o Juicio de Dios era una institución jurídica que se practicó hasta finales de la Edad Media en Europa. Su origen se remonta a costumbres visigodas, y mediante ella se dictaminaba, atendiendo a supuestos mandatos divinos, la inocencia o culpabilidad de una persona o cosa (libros, obras de arte, etc.) acusada de pecar o de quebrantar las normas jurídicas.

Consistía en pruebas que en su mayoría estaban relacionadas con el fuego, tales como sujetar hierros candentes o introducir las manos en una hoguera. En ocasiones también se obligaba a los acusados a permanecer largo tiempo bajo el agua. Si alguien sobrevivía o no resultaba demasiado dañado, se entendía que Dios lo consideraba inocente y no debía recibir castigo alguno.

La prueba caldaria se realizaba en la iglesia. A un lado estaba el agua hirviendo, en una caldera puesta al fuego, y al otro una gran cuba donde se echaba agua fría. Si la acusación era simple, debían meter la mano en el agua hirviendo hasta la muñeca; pero si era compleja, debían sumergir el brazo hasta el codo y se envolvía la mano, el juez colocaba un sello y al tercer día se examinaba el resultado de la prueba. Si había quemadura, el acusado era culpable; si no las había era inocente.

Una prueba muy curiosa, era la llamada del pan y el queso, que se realizaba con uno de estos alimentos. La comida era bendecida y consagrada con ciertas fórmulas y se hacía sobre ella la señal de la cruz. Si el acusado era culpable, sus dientes no llegarían a masticarla o sus entrañas serían devoradas por un fuego interior, sufriendo todos los efectos de la oración sacramental: Fac eum qui reus erit, Domine, in visceribus angustiare, ejusque guttur conclude.




LA PENA DE GALERAS

Durante los siglos XVI y XVII la pena de presidio no fue relevante y fue sustituida por la pena en galeras debido a la necesidad de los monarcas, de penados en las embarcaciones frente a los turcos. La pena de galeras se imponía por delitos denigrantes y reincidencia, así como por conmutación de las penas  de muerte y de destierro (de los condenados a estas dos últimas penas, un 80% de los reos iban a galeras). La duración de la pena era variable,  sin que en ningún resultara menor de dos años.

Los hombres condenados a las galeras eran denominados galeotes y como norma se asignaban cinco hombres para bogar en cada remo, estando encadenados al banco por un pie. La gente de remo o chusma de una galera oscilaba en torno a los 250 hombres, y estaba formada por condenados por sentencia judicial o esclavos turcos y berberiscos, aunque también hubo remeros voluntarios o buenas boyas que solían ser galeotes que, una vez cumplida su condena e incapaces de encontrar otro trabajo, volvían a la boga a cambio de una paga.


Ramal de cadena para galeote conservado en el Museo Naval.
 La vida de los galeotes era muy dura y muchos de ellos perecían antes de alcanzar la libertad. Su ración diaria de comida consistía en dos platos de potaje de habas o garbanzos, medio quintal de bizcocho (pan horneado dos veces) y unos dos litros de agua. A los buenos boyas se les añadía algo de tocino y vino. Cuando se exigía un esfuerzo suplementario en la boga dura por el estado del mar o en vísperas de batalla, se daban raciones extra de legumbres, aceite, vino y agua.

Don Juan de Austria prometió a los galeotes de su flota que si alcanzaba la victoria en la batalla de Lepanto, los libertaría a todos, y cumplió su promesa: por lo que la flota española quedó momentáneamente sin mano de obra para el remo. Para paliar el problema, los jueces y alcaldes recibieron órdenes de que por cualquier delito, por pequeño que fuera, se condenara a pena de galeras.

Esta pena estuvo vigente hasta que por Real Orden de 30 de diciembre de 1803 se dispuso que nadie fuese condenado a galeras por no hallarse éstas en estado de servir.



LA PENA DE MUERTE EN LA LEGISLACIÓN ESPAÑOLA ACTUAL


La pena de muerte, pese a lo que algunos intentaron vendernos a bombo y platillo, no está totalmente abolida en España. La Constitución de 1978 contempla en su artículo 15: ...queda abolida la pena de muerte, salvo lo que puedan disponer las leyes penales militares para tiempos de guerra.

El Código Penal Militar de 1985 contemplaba para los delitos más graves la posibilidad de imporner la pena de muerte, siendo reformado dicho texto por ley orgánica en 1995, eliminando del articulado del texto punitivo cualquier referencia a la pena capital.

Sin embargo, en el hipotético caso de que España entrara en guerra, bastaría una ley orgánica aprobada por mayoría absoluta del Parlamento para que se volviera a instaurar la máxima pena en la amplitud que el legislado estimara oportuno. Esto es posible porque en tiempo de guerra no se puede reformar el texto consitucional, pero sí promulgar leyes orgánicas.

Por ello, si hubiera una verdadera voluntad de abolir totalmente la pena de muerte, lo que se debería hacer es modificar el artículo 15 de la Carta Magna, mediante la oportuna reforma constitucional.



domingo, 15 de enero de 2012

MONUMENTOS ROMANOS



Pompeya fue una ciudad de la antigua Roma, ubicada en la región de Campania, cerca de la actual ciudad de Nápoles. Pompeya fue enterrada por la erupción del Vesubio en el año 79 d.C., lo que ha permitido un inmejorable estado de conservación de sus restos hasta nuestro días, incluidos los de las personas sorprendidas por la catástrofe.






El anfiteatro Flavio de Roma, más conocido por Coliseo, con capacidad para más de 55.000 espectadores, es el más grande de la Tierra. En su interior se celebraron ejecuciones, luchas de gladiadores, luchas de fieras y recreación de batallas (incluso navales); el la obra más grandiosa de la arquitectura romana en el mundo.





La Colonia Iulia Augusta Emerita fue una antigua ciudad romana, capital de la provincia hispana de Lusitania, convertida actualmente en la ciudad de Mérida. Entre los monumentos más significativos que se conservan están el templo de Diana, el teatro (con capacidad para 6.000 espectadores) y el anfiteatro (con capacidad para 15.000 espectadores).






El Acueducto de Segovia es la obra civil de ingeniería civil romana más importante de España. Fue construido entre los siglos I y II, para conducir agua hasta la ciudad, labor que ha desarrollado hasta hace pocos años.






La ciudad romana de Cáparra está situada al norte de la provincia de Cáceres. En ella destaca el tetrapylum,  que es un arco cuadriforme, único en España por sus características. Bajo él pasaba la Ruta de la Plata.






El Puente de Alcántara, con 194 m. de longitud, 8 m. de anchura y 71 m. de altura, es el más grande de los construidos por los romanos en España y posiblemente el más relevante de los que quedan en el mundo.





La ciudad romana de Clunia Sulpicia tuvo su esplendor entre los siglos I y II, y en ella se encontraba refugiado Galba en el momento de ser nombrado emperador. Entre los restos mejor conservados destaca el teatro, con capacidad para más de 10.000 espectadores.





La Torre de Hércules, en La Coruña, construida en el siglo II; es el único faro romano y el más antiguo en funcionamiento del mundo; siendo declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 2009.





La importante ciudad celtíbero-romana de Oretum, estuvo unida con Toletum por una calzada. Actualmente la ciudad no es visitable y los restos arqueológicos están casi sin excavar.






La calzada romana del Puerto del Pico fue utilizada para transportar el hierro de las Ferrerías de Ávila (Arenas de San Pedro). Actualmente se conservan en perfecto estado tres kilómetros de enlosado con una pendiente del 15%,  entre Cuevas del Valle (848 m) y el Puerto del Pico (1.352 m).






La ciudad romana de Itálica, situada en el término municipal de Santiponce (Sevilla), fue fundada entre los años 206 y 205 a.C.; y en ella nació el emperador Trajano. Entre los monumentos mejor conservados destaca el anfiteatro, que con una capacidad para más de 25.000 espectadores es uno de los más grandes del imperio.






La calzada romana de Azután, situada a medio camino entre dicha localidad y Aldeanueva de Barbarroya, que probablemente unía los enclaves de Augustobriga, (posiblemente Talavera la vieja) y Toletum.







La ciudad de Numancia resistió el asedio de las tropas romanas durante veinte años, hasta que fue conquistada por Publio Cornelio Escipión Emiliano en el año 133 a.C.; siendo posteriormente habitada por los romanos, encontrándose restos de este poblamiento desde el siglo I a.C. hasta el IV de nuestra era.







El circo romano de Toledo fue construido en el siglo I, y tenía una capacidad para más de 25.000 espectadores. En los tiempos de la dominación musulmana fue utilizado como asentamiento de comerciantes y posteriormente como cementerio.






La génesis de la ciudad de Cástulo se remonta a las míticas culturas de El Argar, quedando demostrada su ocupación a finales del tercer milenio a.C.; pero su mayor esplendor se produjo durante el periodo ibérico, cuando llegó a ser considerada un oppidum de los más importantes de la Península Ibérica. Tras la llegada de los romanos a la Península, Cástulo se convierte en ciudad federada y controla los yacimientos mineros próximos.






Restos de la calzada romana que unía Toletum con Oretum, que luego se convertiría en el camino que unía Toledo con la córdoba musulmana.








La ciudad romana de Valeria se desarrolló principalmente en torno al siglo I. Entre los restos que nos han llegado se encuentra el ninfeo), que es uno de los monumentos más importantes de la arqueología clásica española, y posiblemente la mayor fuente monumental del Imperio Romano.






La fundición romana de Valderrepisa fue ocupada entre los siglos II y I a.C. y en ella se trataban los minerales extraídos en los alrededores, principalmente plomo y plata, convirtiéndolos en lingotes.







La ciudad de Acinipo está situada a 999 metros sobre el nivel del mar y fue ocupada desde el Neolítico; teniendo su mayor esplendor en la época romana, sobre el siglo I, como se deduce de las grandes construcciones que se conservan, entre las que destaca el teatro.







La presa romana de Consuegra fue construida en el siglo I para embalsar el agua del río Amarguillo y poder atender el riego de las tierras de la vega. Tiene un espesor de 1,5 m. y una longitud de casi 800 m., siendo la presa de mayor longitud conservada del mundo romano.







La ciudad romana de Ercávica fue conquistada por los romanos a los celtíberos en el año 179 a.C. tras cinco días de asedio. Posteriormente, en la época de Augusto obtuvo el estatuto de municipium y el derecho a emitir moneda. Entre los restos de más interés que se conservan en el yacimiento están la “Casa del Médico”, pinturas murales y una sauna subterránea en perfecto estado de conservación.







Las Médulas, en la provincia de León, está considerada como la mayor mina de oro a cielo abierto de todo el imperio romano. Se trata de un magnífico ejemplo de explotación minera por el sistema de "ruina montium"; en el que se da el contrasentido de que una brutal alteración del paisaje y del medio ambiente ha merecido la declaracíón de Bien Cultural en 1996, Monumento Natural en 2002 y Patrimonio de la Humanidad en 2007.








La ciudad romana de Segóbriga fue la más importante de la Meseta, gracias a la riqueza de sus minas de lapis specularis, el yeso cristalizado que era utilizado en las ventanas a modo de cristal. Entre los restos que se conservan destacan el teatro y el anfiteatro.








El arco romano de Medinaceli es el único con tres vanos existente en España. Construido entre los siglos I y III, fue declarado Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento, el 9 de agosto de 1930.








La villa romana de Bruñel, situada en el término municipal de Quesada, está formada por una necrópolis ibérica, que se remonta al siglo IV a.C. y la villa romana, ocupada entre los siglos II al VI d.C., de la cual se conservan varios mosaicos de gran belleza.










El yacimiento arqueológico de Lacimurga está situado a orillas del embalse de Orellana. Parece ser que en este lugar existió ya un asentamiento prerromano que fue habitado a partir del siglo V a.C.; pero los momentos de mayor esplendor debieron alcanzarse posteriormente, cuando los romanos se asentaron por toda la zona, pudiendo haber alcanzado la promoción a municipio en la época de Augusto.







La villa de Saucedo se situaba en el camino que conducía desde Caesarobriga a Emérita Augusta; siendo un importante centro agrícola y ganadero, y uno de los lugares más romanizados de la Península Ibérica. Fueron muy importantes sus mercados como denotan los templos dedicados a Ceres (diosa de la agricultura) y Mercurio (dios del comercio).





Tramo de calzada romana conocido como 'El Empedradillo', en el término municipal de Santa Elena (Jaén). Esta calzada, que probablemente unía Cástulo con Turres, estuvo vinculada a la extracción de minerales (principalmente galena argentífera). Por esta vía las tropas cristianas rebasaron El Muladal conducidas por el pastor Martín Alaja, antes de la decisiva batalla de Las Navas de Tolosa, que tuvo lugar el día 16 de julio de 1212.




Augustóbriga fue un municipio romano situado en la margen del río Tajo, por el que pasaba la calzada romana que unía Emérita Augusta con Caesarobriga, cuyas ruínas quedaron bajo el embalse de Valdecañas. No obstante, el pórtico del edificio de la Curia fue trasladado hasta la ribera del embalse, siendo el único que se conserva en todo el antiguo imperio romano.




Las termas romanas de Antequera están datadas en el siglo I. Esta edificación estaba dotada de gran robustez, construida a base de grandes sillares y piletas de cierta extensión, recubiertas de mortero hidráulico (opus signimum).





La ciudad romana de Lucus Augusti, la actual Lugo, fue fundada en el año 25 a.C. sobre un campamento militar, convirtiéndose rápidamente en un importante núcleo urbano, siendo la única ciudad en el mundo que conserva actualmente todo el perímetro de la muralla original romana. 





Dystilo sepulcral de la ciudad romana de Iulipa (la actual Zalamea de la Serena). Éste monumento funerario, construido sobre el año 103, es único en Europa (sólo hay otros similares en Siria).




La ciudad celtíbero-romana de Tiermes, que es también conocida como "la Pompeya española" o "la Petra de Occidente"; tiene la particularidad de que se usó un alto grado la técnica rupestre para crear la base de los edificios, o incluso estancias completas o infraestructuras. Una muestra es el magnífico acueducto excavado en la roca.



El monumento sepulcral romano de Torreciega está situado en la vía romana que unía Tarraco con Cartago Nova. Se trata de una construcción realizada en opus reticulatum, revestimiento en forma de retícula o red a base de pequeñas pirámides de piedra volcánica clavadas en la masa de mortero cuando aún estaba fresca. Este es el único monumento sepulcral que se conserva en la Penísula Ibérica con este sistema constructivo.






Labitolosa está situada en el término municipal de La Puebla de Castro (Huesca). Esta ciudad romana fue habitada entre los siglos I a.C. hasta el II d.C, existiendo muy pocas referencias históricas de su existencia. El estado de conservación de la curia (lugar de reunión del ordo de los decuriones o notables de la ciudad) y las termas es muy bueno, teniendo instalada una espectacular estructura metálica sobre estas últimas, que permite su contemplación desde distintos niveles.




En la localidad de Duratón, en el paraje "Los Mercados", se han encontrado restos de una ciudad romana, que pudiera ser la Confluentia o Confluenta de la que hablaba Ptolomeo en el siglo II d.C. La parte mejor conservada es el forum pecuarium-campus, de forma cuadrada, con 150 m. de lado, conocido como "Las Paredes".





La Villa Romana La Olmeda, situada en Pedrosa de la Vega (Palencia) posee el mosaico romano más hermoso que he visto hasta ahora en toda España, que representa a Aquiles en Skyros y que se puede apreciar en la imagen. Pero por si no fuera suficiente, en ella se encontraron dos "contorniati", piezas monetiformes de bronce únicas en Hispania, una representando a Nerón y otra a Teodosio (ésta aparece en la foto de la esquina superior y se conserva en el Museo Arqueológico de Saldaña).







El yacimiento romano de Carranque está datado sobre el año 400 de nuestra era y reúne tres espacios visitables: Palatium, Mausoléo y Casa de Materno, en la que podemos apreciar magníficos mosaicos. Asimismo, consta de un centro de interpretación en el que están expuestos objetos y monedas encontrados en las excavaciones.




La calzada romana que atraviesa el Puerto de la Fuenfría unía Madrid con Segovia. En el término municipal de Cercedilla se conserva un tramo de dicha calzada en buen estado de conservación, así como varios puentes, siendo el más espectacular de ellos el Reajo o del Molino, sobre el que pasa actualmente la carretera que une Cercedilla con Los Molinos.



El tramo de calzada romana conservado en Somaconcha forma parte de la antigua calzada que unía Pisoraca (Herrera de Pisuerga) con Portus Blendium (Suances), en el territorio controlado por la Legio IV Macedónica.


En las Minas de Riotinto se encuentra la aldea de La Dehesa, en la que se halla esta necrópolis romana que data del siglo I-II d.C. En ella se han encontrado restos y enterramientos de habitantes del poblado de Corta del Lago, dedicado a la extracción de plata y cobre.




Mausoleo romano edificado en el siglo IV d. C. en las proximidades de Punta del Moral, que permaneció oculto hasta 1981, en que fue descubierto por una excavadora que retiraba la duna de arena que lo cubría, causando daños en la esquina que se pueden apreciar reconstruidos.




El puente de Castronuevo de Esgueva (Valladolid) es uno de esos monumentos casi desconocidos que dejaron los romanos a su paso por España. Sobre el puente discurre actualmente una cañada, aunque antiguamente era una calzada la que salvava el rio sobre dicha construcción. Aunque la obra está parcialmente reformada, el arco central es inequívocamente romano.





La explotación aurífera romana de Las Cavenes, estuvo activa durante los siglos I y II d. C., habiéndose conservado de forma excepcional por la fosilización del paisaje. La técnica de extracción empleada fue el sistema selectivo conocido como “series de surcos convergentes”, que consistía en remover y lavar de forma exhaustiva y sistemática el conglomerado, utilizando el agua como agente erosivo y extractor. El agua era arrojada desde los canales emisarios o de explotación sobre surcos que se trazan en el suelo y que van erosionando sucesivamente el conglomerado aurífero y acarreándolo en forma de lodos hacia los canales de lavado o "agogae" donde quedaría depositado el oro.




El puente romano de la Márgara está situado en el término municipal de Casavieja (Ávila), estando en un mágnifico estado de conservación. Por encima de él pasa un camino integrado en el GR-180.




El castillo o fortificación romana de Hijovejo, situado en Quintana de la Serena (Badajoz), fue construido entre los siglos I a.C. y I d.C., siendo uno de los conjuntos arqueológicos ciclópeos más representativos de la Península Ibérica, que expresa la complejidad del poblamiento romano de época republicana.
Se levanta sobre un canchal de granito formado por cuatro grandes bolos que le sirven de base. Tiene planta irregular concebida como una pequeña atalaya con sólo dos habitaciones y patio delantero. Sin embargo, la fortificación se fue ampliando hasta conseguir un núcleo de mayor entidad.



El puente de Triviño o Jamila está situado en la margen izquierda del río Jabalón, en el término municipal de Villanueva de los Infantes. En este puente se distinguen tres fases construcctivas, remontándose a época romana la primera fase que engloba los tres primeros arcos. Siguiendo la orientación de este puente, en una segunda fase se construye un tramo de calzada de trazado irregular. La tercera fase constructiva que remonta al año 1789, en la que se corrije al Norte la primitiva orientación así como se construyen nuevos arcos con presencia de tajamares y contrafuertes. En la imagen aparece uno de los arcos de origen romano.



Obulco fue la ciudad romana pasó a la historia por ser el lugar en el que el mismísimo Julio César preparó la decisiva batalla de Munda, disputada en el año 46 a.C., en la que derrotó al ejército de Pompeyo. A raiz de este episodio, a Obulco se le otorgó el título de  'Municipio Pontificen​se' y 'Urbs Victrix Nobilis" (Victorios​a Noble Ciudad) con lo que accedía  a la  ciudadanía romana. Esta distinción aparece reflejada en el actual escudo de Porcuna.



El puente romano de Riánsares está situado junto a la ermita del mismo nombre en Tarancón (Cuenca). Sobre él pasaba la vía que unía Cartago-Nova (Cartagena) con Complutum (Alcalá de Henares).



Caurium (la actual Coria) fue fundada por los romanos sobre el siglo II a.C. sobre un núcleo anterior, tras las luchas de vettones y lusitanos contra Roma. De aquella época romana se conservan multitud de vestigios, destacando las murallas, construidas en el siglo III de nuestra era. cuya fábrica original ha sufrido añadidos y refuerzos, como se puede apreciar en la foto.



Caesarobriga fue una ciudad romana en la actual Talavera de la Reina. Se conservan muy pocos vestigios de esta ocupación. Uno de ellos es la estela funeraria de época bajo imperial que aparece en la foto, reutilizada en la cimentación de la torre de flanqueo de la puerta de acceso a la alcazaba, construida por los musulmanes en entre los siglos IX y X.





Sobre los términos de Tuéjar, Chelva, Calles y Domeño se encuentran los restos de una colosal obra romana, el acueducto de Peña Cortada. Éste fue trazado con distintos sistemas de conducción de aguas que, desde su origen en el río Chelva, salvan grandes escollos topográficos. La longitud de los restos hallados es de 28,6 kilómetros, siendo su entidad comparable con los acueductos romanos más relevantes de España: Segovia, Les Ferreres de Tarragona y Los Milagros de Mérida. Sobre el destino de las aguas se ha especulado mucho, siendo lo más probable que fuera Llíria o Sagunto.




El campamento de La Cerca, en Aguilar de Anguita (Guadalaja​ra), pudo ser uno de los pocos campamento​s romanos fijos existentes en Europa. Se cree que fue levantado por Marco Porcio Catón, estadista y general romano enviado a Hispania para someter las tribus celtibéric​as que se negaron a acatar al poder de Roma; dando cabida a una legión entera, es decir, a unos 4.200 legionario​s y 300 equites (caballerí​a), junto con todos sus pertrechos​, almacenes de armas, víveres, etc.




La villa romana de Monroy es una de las mejor conocidas de la Península Ibérica por su excavación amplia y extensiva y por su complejidad que denota una jerarquización de los edificios. Asentada sobre dos colinas entre las que discurre un arroyo, esta explotación rural de época romana, se divide en dos sectores, característicos de estos asentamientos rurales. En la entrada al yacimiento, en la colina sur, se encuentran varios edificios en torno a un gran patio central. En él se localiza la zona residencial, termas, talleres, área de servicio y dependencias relacionadas con la cocina. Siguiendo el recorrido hacia la colina norte, después de pasar el arroyo, se encuentran un conjunto de edificios de carácter agrícola y ganadero que nos remiten a los tradicionales complejos agrarios, donde destaca un hórreo relacionado con el almacenaje del grano.



Puente romano situado en el paraje Pozo de las Paredes, de Navacepeda de Tormes. Bajo su espectacular ojo pasan las aguas que bajan de Gredos por la Garganta de Barbellido.



La ciudad romana de Baelo Claudia está situada en el término municipal de Tarifa. Sobre ella Estrabón dijo en el año 18 d.C. "...Baelo es un puerto donde generalmente se embarca hasta Tingis, en Mauritania. También es un emporio que tiene fábricas de salazones...". Era una ciudad portuaria dedicada principalmente a la pesca y a la salazón de atunes, así como a la producción de "garum"; de la que se conservan en muy buen estado su factoría de salazones y el teatro.


El teatro romano de Málaga (siglo I d.C), fue descubierto en 1951 cuando estaba llevando a cabo la realización de un jardín en la entrada de la casa de la cultura. El teatro se construyó en la época de Augusto y fue utilizado hasta el siglo III. Después fue utilizado como cantera de materiales por los árabes para la restructuración de la alcazaba, pudiéndose encontrar dentro de ésta capiteles y fustes de columnas romanas. En la actualidad queda al descubierto la galería de entrada al proscenium (escenario) que estaba cubierto por una bóveda de cañón, parte de la orchesta de unos 15 m, la cávea con 3 gradas y de 31 m de radio por 16 m de alto y el vomitorium o puertas de acceso a las gradas.



El puente romano de San Andrés del Congosto tiene un solo ojo y tiene su origen en la calzada romana que, aprovechando el valle de Bornava, ascendía después hasta el paso de Somosierra.



La localidad de Coca está situada en la provincia de Segovia, teniendo su origen en la Cauca de los textos clásicos, conquistada por Roma en el año 151 a. C. De esta época se conserva la residencia de un notable, en la que se puede contemplar parte del patio, varias estancias y tres ábsides, así como varias pinturas murales con motivos geométricos y constructivos. Cerca de aquí existen unas excavaciones arqueológicas aún no puestas en valor, en las que se cree que pudo estar ubicada la vivienda en la que nació Teodosio I,  y a poca distancia de las excavaciones, tenemos lo que fue una cloaca romana.



La villa romana de Albazote fue construida entre los siglos II y II d.C., creyéndose que fue destruida por un incendio. Consta de más de 40 espacios (habitaciones), entre los que destacan los de la zona este, ya que casi todos ellos pertenecen a un gran conjunto termal, y los materiales extraídos allí son los de mayor valor artístico. Aparte del valor arqueológico e histórico del conjunto en general, hay que destacar por su valor artístico los mosaicos, formados por teselas de mármol o pasta de vidrio; que se exponen en el Museo de Albacete. La villa fue excavada entre los años 1970 y 1976, y posteriormente enterrada, quedando únicamente visibles algunos restos de opus caementicium en la margen derecha de la carretera N-322, a la altura del km 328,5.


El puente romano sobre el arroyo Merdero, en Ledesma, conducía a un gran puente romano que cruzaba el río Tormes, hoy ya inexistent​e, aunque sí se conservan las calzadas a ambos lados del río.



La Piedra Escrita, en Cenicientos, seguramente formaba parte de un santuario romano dedicado a la diosa Diana.


En época tardorromana, la ciudad de Gijón se fortificó con una potente muralla, relacionada con la presencia del ejército romano en el noroeste del imperio por razones estratégicas.



Las tres columnas de la imagen pertenecieron a un templo romano de Miróbriga (la actual Ciudad Rodrigo), siendo adoptadas desde la Edad Media como emblema herálico de la localidad.



La villa romana de Vilauba está situada en término municipal de Camós, en la provincia de Gerona. Se trata de una villa rustica, edificada en el siglo II a.C. y que, reformada  en varios períodos, estuvo habitada hasta el siglo VII d.C., en época visigoda. Contaba con las dos zonas habituales en este tipo de construcciones: la pars urbana, zona residencial del domine y su familia, con termas, espacio dedicado al culto y decorada con mosaicos y pinturas murales; y la par rustica, dedicada a la actividad agrícola, contando con instalaciones de prensado de uvas y aceitunas. 



Sepulcro romano en Lloret de Mar, datado en el siglo II de nuestra era, que formaba parte de un cementerio de incineración más amplio.



En término municipal de Daimiel está situada la Venta de Borondo, que es citada en el Quijote, y a 100 m de dicha venta, en el anejo de El Pardillo (término municipal de Almagro), se encuentra un puente romano de dos ojos, realizado en ladrillo de barro cocido (con este material solían hacerlos en las zonas en que no existían canteras en las que obtener grandes piedras).



Puente romano sobre el arroyo de Valparaíso, en Peraleda de la Mata, que posee un único arco de medio punto totalmente oculto entre la vegetación, pero sobre el que se adivina la antigua calzada romana que unía Mérida con Toledo.



La ciudad romana de Regina Turdulorum, situada en el término municipal de Casas de Reina, vivió su máximo apogeo durante los siglos I y II de nuestra era. En el yacimiento se puede observar el entramado urbano (insulae), el foro y, sobre todo, el teatro, en un muy buen estado de conservación.



El acueducto romano Las Guadalerzas tenía 24 km de recorrido y recorría los términos municipales de Los Yébenes, Urda y Consuegra. Está datado sobre el año 100 d.C. y que se mantuvo útil hasta el siglo XVII. No es fácil encontrar los dos únicos arcos visibles (uno de ellos cegado), ya que están escondidos en el interior de una casa en ruinas en el paraje Los Peleches de Los Yébenes.



La villa romana Pared de los Moros  está situada en el municipio abulense de Niharra. Se trata de un asentamiento de carácter rural que fue habitado entre los siglos II y V, quedando como restos más significativos los muros que dan nombre al yacimiento, construidos en opus caementicium  y que en algunos puntos alcanzan casi los 2 m de altura.


El acueducto romano conocido como "Puente de los Moros", está situado junto a la carretera de Lodosa a Logroño. Esta obra de ingeniería está datada en el siglo II y cuenta con trece arcos, de los que se conservan cinco arcadas completas, y formaba parte del acueducto que conducía las aguas desde Santa Cruz de Campezo (Álava) hasta Calahorra (La Rioja). 



En la pedanía de La Bienvenida, junto a un domo volcánico, se sitúa un yacimiento ha sido identificado con el importante centro minero citado por las fuentes clásicas con el nombre de Sisapo, que llegó a ser el principal centro articulador de la zona, en el que se centralizaban las tareas de explotación minera de cinabrio y galena argentífera.



El castro de Las Merchanas, en Lumbrales, estuvo habitado desde el siglo V a.C. hasta el siglo V de nuestra era. En la imagen se puede ver una de las puertas de acceso al poblado, que combina las formas redondeadas de las construcciones vetonas con las líneas rectas de la puerta construida por los romanos, que aparece en primer plano.



La fuente romana "Pozo Arriba" en La Fregeneda, está situada junto al camino que conduce al Arroyo Lugar, famoso por un espectacular puente por el que transitaba el ferrocarril que unía La Fregeneda con la localidad portuguesa de Barca d'Alva. Aunque no he encontrado referencias históricas que avalen el origen romano de la fuente, examinando su factura y el desgaste de las piedras estoy convencido de ese origen milenario.



La mina de oro romana de Filiel formaba parte del conjunto de estas explotaciones mineras en las faldas del Teleno que suministraron unas 6 toneladas de oro al año, con una ley de 3 o 4 gramos de oro por tonelada de mineral tratado. Para la extracción y lavado del mineral utilizaron el sistema de ruina montium que recuerda la explotación de Las Médulas. En la imagen se puede apreciar la zona de extracción, el canal de lavado y las murias originadas por el tratamiento del mineral.



La Domus del Mosaico del Oso y los Pájaros, en la que fue ciudad de Asturica Augusta (Astorga), es una vivienda que sigue el tradicional esquema de las domus romanas, con un área termal y una de las habitaciones principales pavimentada con un lujoso mosaico decorado con motivos animales y vegetales, que le da nombre y que aparece en la foto.



El Tolmo de Minateda, en Hellín, es un yacimiento arqueológico que fue habitado ininterrumpidamente desde la Edad del Bronce hasta la época islámica. Al norte del cerro en el que se ubica son visibles vestigios de monumentos funerarios escalonados de época romana republicana, hechos con sillería o adobe. Por encima se documentaban niveles de época imperial, con sepulturas de cremación en urnas depositadas en hoyos abiertos en el suelo. Posteriormente se ubicó en el lugar una necrópolis de inhumación, en uso desde la época tardorromana a la islámica. En el mismo cementerio confluían enterramientos de rito cristiano e islámico, algo raramente atestiguado en otros lugares.




El puente romano de Vadollano, en Vilches. Por aquí pasaba la Vía Augusta, la calzada que unía Gades con Roma, la capital del mundo conocido. El puente preside el paisaje granítico de El Piélago, que ha sido declarado Monumento Natural.




El aula arqueológica de la Puerta del Castillo, en León, muestra los restos de lo que fue el campamento de la Legio VI Victrix y posteriormente de la Legio VII Gemina.



El puente romano-medieval de Villarrigo, situado junto a las lagunas de Villafáfila. El nombre de este espacio natural deriva del término favilla salis, la sal más fina y apreciada por los romanos, que se extraía en estas lagunas.


La Fuente Redonda, en Uclés, es una laguna artificial circular, con muros de cantería y escalones, construida por los romanos. Seguramente sirvió para realizar ritos de inmersión relacionados con la fecundidad de la mujer, así como para el aprovisionamiento de agua del poblado romano.








Tumbas romanas descubiertas y profanadas hace poco más de una década en Totanés. Lo habitual entre los romanos era que la tumba incluyera algún pequeño ajuar, que en este caso habría sido totalmente expoliado. Bien pudiera ser que a los difuntos se les hubiera colocado una moneda de oro en la boca, algo frecuente en Roma y que era un símbolo y un medio para que el difunto pudiese «pagar la barca de Caronte».








La villa romana de La Ontavia, en Terrinches, estaba situada junto a la Vía Augusta. Entre los restos que se conservan cabe destacar la zona de las termas.








Puente romano sobre el arroyo de la Hoz, en Poyatos, construido en el siglo II para dar acceso a las numerosas explotaciones mineras existentes en la zona.








La villa romana de Toralla, en Vigo, data de los siglos IV y V d. C. Durante su visita podemos contemplar, entre otras maravillas, una salina y el interior del hipocausto que distribuía el calor bajo las termas.








Los llamados Pilarones del acueducto romano que conducía agua hasta la ciudad  de Los Bañales, en Layana,  es un caso único en España de sistema de conducción de agua que se conserva en un inmejorable estado (incluso se aprecia que el sillar superior de cada pilar conserva el rebaje en forma de "U" para apoyar el specus de madera. 









La presa romana de Cubalmena, en Biota, utiliza un sistema constructivo local pero eficaz, con hileras de sillares escalonados que protegían el talud de arcilla colocado para evitar las filtraciones de agua.








 El mausoleo romano de los Atilios, en Sádaba. La fachada de este monumento está considerada una de las joyas ornamentales del arte funerario romano en la península Ibérica.








La fuente romana del Saz de Muro está ubicada en el interior de lo que fue la ciudad de Augustóbriga. La fuente consta de un pozo de captación, una caseta de resguardo y un abrevadero.






El teatro romano de Medellín es de época tardo-republicana, habiéndose detectado reformas posteriores de época claudia y del siglo II d.C. Tenía capacidad para unos 1 700 espectadores.











La ciudad de Bílbilis, situada en las proximidades de la actual Calatayud,  perteneció al convento jurídico cesaraugustano en la Hispania Tarraconensis y acuñó moneda con caracteres ibéricos primero y posteriormente como municipio romano en tiempo de Augusto. En la ciudad destacan las termas y el teatro, con capacidad para 4 500 espectadores.









El templo augusteo de la Colonia Augusta Firma Astigi, la actual Écija, está situado en la plaza de España de dicha localidad. El templo sobre podio estaba orientado hacia el sur, donde se encontraba el foro colonial y a su espalda se localizaba un estanque monumental, de planta rectangular, que ha deparado los hallazgos más espectaculares, entre ellos la escultura de la Amazona Herida que está expuesta en el museo arqueológico de la ciudad.




La ciudad romana de Munigua, situada en el término municipal de Villanueva del Río y MInas, tuvo su máximo esplendor en la época de Augusto. Entre los edificios conservados destacan el Santuario que corona esta colina sagrada, el Foro, la Basílica, así las termas, la necrópolis y varios conjuntos de casas.








El teatro romano de Sagunto data del siglo I y tenía capacidad para 8 000 espectadores. Fue el pionero en encabezar la lista de los monumentos nacionales declarados en España (1896). Además, el único teatro romano de los once que se conocen hoy que preservaba suficientes elementos constructivos a la vista desde la antigüedad era éste, y digo era porque con la desafortunada reforma a la que ha sido sometido la mayor parte de esos elementos están cubiertos por nuevos materiales.








El santuario de la Cueva Negra se localiza en la Sierra del Baño de Fortuna. Se trata de un conjunto de tres abrigos rocosos orientados hacia el sol y con un manantial de agua. En el yacimiento se han descubierto cerca de cien tituli picti o textos latinos con fragmentos de La Eneida de Virgilio, inscripciones en pintura roja únicas en el imperio romano.






En los cerros de Úbeda en tiempos de los íberos se ubicó la ciudad-estado de Lltir'aka. Ya con los romanos se convirtió en la colonia de Salaria, tan importante que contaba con el privilegio de emitir moneda.



La mina de La Loba, en Fuente Obejuna, nació con la explotación de un afloramiento cuprífero por los íberos, aunque la etapa de mayor actividad está datada entre los siglos II y I a.C., cuando los romanos explotaron tres filones de galena argentífera, dos a cielo abierto y uno subterráneo excavado casi en vertical en una estrecha galería. Junto a la mina se aprecian los restos del poblado minero, en el que residirían los trabajadores de la mina en época romana.






En la actual Viena se ubicó la Vindobona romana, que se constituyó como el campamento permanente de las legiones que servía como punto de defensa del imperio, para controlar la provincia de Panonia, en el que se asentaban diferentes unidades, de entre las cuales destacaba la Legio X Gemina, que permaneció en ella desde el año 106 hasta finales del siglo IV. La frontera norte del imperio romano en su máxima expansión era el río Danubio y el emperador Marco Aurelio se desplazó hasta estas tierras para impulsar las operaciones contra los bárbaros. La batalla con la que empieza la película "Gladiator" se desarrolló en los bosques próximos a Viena.







La ciudad celtíbero-romana de Uxama Argaela está situada entre las localidades de El Burgo de Osma y Ciudad de Osma. Fue conquistada por Roma en el año 99 a.C., convirtiéndose en municipium en tiempos del emperador Tiberio. Entre sus ruinas destaca una gran cisterna subterránea construida en el siglo I d.C., dividida en cinco compartimentos y con capacidad para más de 300 metros cúbicos de agua.




El horno romano de Muñogalindo, en total estado de abandono.




El pequeño acueducto romano de Poza de la Sal, con solo tres arcos, forma parte del conjunto fontanar de la Fuente Buena.




La ciudad romana de Arcóbriga está situada en el término municipal de Monreal de Ariza. En ella destacan los restos de la primitiva muralla celtibérica,  la basílica, la casa del Pretorio y las termas, que aparecen en la foto.





La ciudad romana de Bergidum Flavium está situada en el término municipal de Cacabelos, accediéndose a la misma por un camino asfaltado. Está ubicada sobre un cerro amesetado que originariamente albergó el Castro Ventosa, ocupado por los astures, siendo conquistado por los romanos sobre el año 25 a.C. El yacimiento está aún sin excavar, siendo únicamente visible la impresionante muralla de época romana que lo rodea, que recuerda a la de Lugo.





La colonización romana de la ciudad íbera de Tucci fue llevada a cabo en la época del emperador César Augusto, recibiendo el nombre de colonia Augusta Gemella Tuccitana.  En la actualidad se conservan numerosos restos de esta época, siendo los más importantes la colección de lápidas con inscripciones romanas expuestas en la fachada lateral del Ayuntamiento de Martos.




El puente romano de Vinuesa formaba parte de la calzada que unía la localidad, entonces llamada Visontium, con la ciudad de Uxama (situada cerca de El Burgo de Osma). El puente está muy deteriorado y hundido en el pantano de La Cuerda del Pozo, apareciendo cuando desciende el nivel de las aguas, habiendo aprobado un proyecto para su traslado y restauración.




El acueducto que los romanos construyeron en el siglo I para llevar agua desde el manantial de Tempul hasta la ciudad de Gades tiene una longitud de 75 km, lo que lo convierte en el más largo de España. En la imagen aparece un putei (pozo de registro) de un tramo subterráneo.







En los riscos de Bilibio, en Haro, los romanos levantaron un castro de defensa llamado Castellum Bilibium, siendo escogido posteriormente este lugar para su retiro espiritual por San Felices, en cuyo honor se levantó una ermita. En la imagen se puede apreciar el único muro que se conserva del castro romano y al fondo la ermita.





El acueducto romano Albarracín-Gea-Cella tiene una longitud de unos 25 km y fue construído en el siglo I, conservandose algunos tramos en perfecto estado, como la galería que aparece en la foto.



La calzada romana del Portet, en Játiva, era una calzada secundaria de la Vía Augusta. Los restos son muy escasos y se concentran en las proximidades del Portet.




Tarragona (Tarraco) fue el primer asentamiento romano en España. Asimismo, la ciudad cuenta con la muralla romana más antigua construida fuera de Italia. En la foto aparece el majestuoso anfiteatro con el mar al fondo.





El arco de Bará está situado en el municipio de Roda de Bará sobre el trazado de la Vía Augusta, la calzada más larga de Hispania que unía Gades con los Pirineos con una longitud de 1500 km, y actualmente situado sobre la carretera N-340, la más larga de España (con 1248 km que une Cádiz con Barcelona). Asimismo ostenta el récord de ser el arco de triunfo romano de un solo vano más importante de España.




El río Aguas nace en pleno desierto de Tabernas, en la provincia de Almería, siendo el único oasis de Europa. En la foto aparece la zona del nacimiento, en la que los romanos excavaron galerías para el aprovechamiento del agua.



Calahorra acoge un buen número de monumentos de época romana. Entre ellos destaca el yacimiento de La Clínica, que albergó una villa romana con tres niveles y un conjunto termal. En este yacimiento se encontró la escultura conocida como la Dama de Calahorra, que se expone en el Museo de la Romanización de la ciudad.



El puente romano de Villaverde está situado en el término de Orgaz. Sobre él pasaba la calzada que unía Toledo con Córdoba.





La Almoina, en Valencia, está considerada como uno de los mejores centros arqueológicos de Europa, pudiéndose contemplar en su interior la parte más monumental de la ciudad romana, visigoda y árabe. Destaca el conjunto termal romano, uno de los más antiguos que se conocen de todo el imperio romano.




En Gárgoles de Arriba, junto a la ermita de San Blas, se encuentran dispersos restos de lo que fue un asentamiento romano que incluía una villa de época imperial.
 



En el Abrigo II del Barranco de los Grajos de Cieza se encuentra esta inscripción que representa el inicio de un abecedario atribuido a época romana, que se considera relacionado con los tituli picti de la Cueva Negra de Fortuna.




Cisterna romana con una capacidad de almacenamiento de 127 metros cúbicos, utilizada en el aprovisionamiento de agua de la que pudo ser el municipio romano de Edeba, situado en el término municipal de La Iglesuela del Cid.



 El teatro romano de Balbo, en Cádiz es el más antiguo de la Península Ibérica, siendo además el segundo más grande de España, con una capacidad de 10000 espectadores.




El anfiteatro romano de Carmona fue construído en el siglo I. Conserva algunas marcas que al parecer tenían la finalidad de colocar postes para una cubierta de toldos.

 

El puente romano "El Pontón" en Jerez de los Caballeros, fue construido en el siglo II sobre el Arroyo Brovales, sustentándose sobre la roca granítica, sin ningún tipo de cimientos.



Necrópolis romana del castro de Yecla la Vieja, en Yecla de Yeltes, datada entre los siglos IV y V d.C. Los cuerpos podían acompañarse de algún recipiente, arma o herramienta utilizados en la vida cotidiana, pero normalmente no contenían ajuares.



Las termas romanas de Campo Valdés, en Gijón, fueron construidas entre los siglos I y II d.C., siendo ampliadas pocos años después decorándose las nuevas salas con pinturas de tipo geométrico y vegetal. Las termas perdieron su función original a finales del siglo IV, siendo reutilizadas en época medieval como lugar de culto y necrópolis. 



La villa romana de Almenara-Puras está datada en el siglo IV d.C., conservando varios en excelente estado.




El puente romano de Arbo, sobre el río Deva, fue escenario de una defensa heróica durante la Guerra de la Independencia, habiendo una placa junto al puente que lo recuerda.



El yacimiento arqueológico de La Caridad, en Caminreal se corresponde con una ciudad romana de la que se desconoce el nombre, aunque algunas fuentes la identifican con Orosiz. La ciudad fue fundada en el siglo II a.C. y destruida en las Guerras Sertorianas hacia el año 74 a.C. En la entrada de uno de los cubicula de la Casa de Likine, que aparece en la foto, se descubrió en 1985 la catapulta tipo scorpio mejor conservada del Imperio Romano, que está expuesta en el Museo de Teruel.



 El campamento romano de Petavonium, en Rosinos de Vidriales, con capacidad para más de 5000 soldados, fue construido a finales del siglo I a.C., albergando a la Legio X Gémina hasta el año 63 d.C. cuando quedó deshabitado al partir la Legión a combatir en el Danubio. Medio siglo después se instaló en el antiguo campamento una unidad auxiliar de caballería, el Ala II Flavia, formada por 500 jinetes hispanos con ciudadanía romana que tenían como misión la vigilancia del comercio del oro extraído en las cercanas minas.



 El asentamiento romano de Forua fue ocupado entre los siglos I y IV, siendo un puerto utilizado para la exportación de hierro y excedentes agropecuarios.



La villa romana bajoimperial de Santa Cruz, en Baños de Valdearados, está datada en los siglos IV y V. La villa posee una compleja red de abastecimiento, almacenaje y evacuación de aguas y algunas habitaciones disponen de hipocausto, pero lo más relevante de la villa son los mosaicos que se han encontrado en tres de sus estancias (en la foto aparece un fragmento de uno de ellos).

 

 
El puente romano de Pertusa se construyó al servicio de la vía que comunicaba Llerda con Osca, integrada en la carretera principal que comunicaba Tarracone con Asturica. Actualmente solo se conservan los estribos en ambas orillas del río Alcanadre y los mechinales donde se apoyó la cimbra. Algunos consideran que este fue el puente más bello de toda la Península Ibérica, siendo el puente de ojo único con más luz de Hispania, 28,5 m, casi idéntica a la del cuarto arco del puente de Alcántara.

 


El puente de Alconétar es un puente romano construido en el siglo I que se encuentra en el municipio de Garrovillas del Alconétar, siendo uno de los más antiguos puentes de arco segmentales del mundo.
  


 
La mina de oro de Lancha del Genil fue explotada por los romanos por el procedimiento de "ruina montium", obsevándose en los cortados restos de los túneles utilizados para canalizar el agua a presión que finalmente producia el derribo de la montaña. Posteriormente explotada por los árabes durante la ocupación de Granada y con tras la reconquista el rey Fernando el Católico las declaró propiedad de la corona. Desde 1870 a 1875, una compañía francesa explotó la mina, excavando varios socavones para buscar las arcillas en las que se encuentra disperso el oro.



 
La fuente romana de Villatuelda fue construida entre los siglos I y II. Se compone de una bóveda de cañón en piedra de sillería, la cual cubría el manantial natual y almacenaba el agua para su posterior recogida. En la actualidad un tercio del pilón está sellado y hay un nuevo caño con el fin de facilitar la recogida de agua.

 

En la carretera de Aznalcóllar a Gerena, junto a las antiguas instalaciones de la mina, se pueden observar aún los restos del antiguo acueducto que llevaba agua hasta la ciudad de Itálica, construido en el siglo II d.C.

El acueducto recorre mas de 35 kilómetros, con tramos subterráneos y superficiales, desde las Fuentes de Tejada, en las inmediaciones de la aldea Tejada la Nueva, en Escacena del Campo, hasta la ciudad de Itálica en el municipio de Santiponce.
 




El acueducto romano de Porxinos tomaba el agua en el paraje de La Pea, entre Vilamarxant y Pedralba, y la conducía posiblemente hasta Valencia atravesando los términos de Vilamarxant, Riba Roja de Túria y Manises. 







La fuente Atenor, en Azuaya, es de origen romano y cuenta con un amplio receptáculo, utilizado como abrevadero para el ganado. Sus aguas también se utilizaban como bálsamo para los males del estómago.






Pozo romano en el despoblado de Santa María, situado en el término municipal de Noez.






Interior de la mina Suerte Alta en Cerro Muriano, que junto con la cercana mina Siete Cuevas, constituyen el más importante referente de minería subterránea romana, siendo las mejor conservadas de toda la Península Ibérica.






El Miliario del Corral de Chinato es el más espectacular y mejor conservado de toda la Vía de la Plata. Realizado en el año 217 d.C. bajo el gobierno del emperador Caracalla para señalizar la milla CXXXIIII.  Se encuentra en el término municipal de Puerto de Béjar.




La Fuente Bajera, es una fuente romana de Lara de los Infantes. Tiene forma cuadrada y una profundidad de 3 ó 4 m. Estaba situada al final de la calzada romana de la que quedan algunos restos de piedras de sillería en los laterales.

 


Aljibe romano de la ciudad de Illiturgis, en el término municipal de Menjíbar. Iliturgis fue una ciudad íbera refundada por los romanos en el año 179 a.C., teniendo una participación activa en la Segunda Guerra Púnica, poniénose en principio del lado de los romanos pero pasándose posteriormente al bando cartaginés. De acuerdo con las fuentes romanas, los ciudadanos de Illiturgis habían ejecutado a los romanos que habían huido a la ciudad en busca de refugio durante la guerra. Publio Escipión Africanus tomó por asalto la ciudad en el año 206 a. C., hizo ejecutar a todos sus habitantes y quemar sus cadáveres.




Las termas romanas de Torrox fueron construidas entre los siglos I y II. Se trata de un edificio de planta cuadrada que por su tamaño se deduce que sería de uso privado. Se conservan las partes principales de la sala de calderas, la sala de agua caliente y de la sala templada.